La madurez de la inmadurez
Erase una vez la madurez hecha inmadura

La madurez de la inmadurez

Para empezar hablando de una característica de este tiempo como es la inmadurez en el adulto, comencemos describiendo que es la personalidad:

La personalidad es la suma total de las pautas de conducta actuales y potenciales determinadas por tres grandes bloques: la herencia (el equipaje genético, lo que recibimos de nuestros ancestros), el ambiente (el entorno) y la experiencia de la vida (la biografía de cada uno).

La inmadurez significa una persona a medio hacer, que da lugar a una psicología incipiente, incompleta, que no está bien terminada y que tiene muchos flecos negativos, pero que puede cambiar y mejorar y hacerse más sólida, con la ayuda pertinente.

Hay una tremenda epidemia de inmadurez emocional hoy día, posiblemente movido por la falta o exceso  de responsabilidad, por la rapidez con lo que va todo, por la carencia de valores, por la inestabilidad individual, por una serie de factores que están haciendo que el adulto en vez de progresar vaya hacia atrás:  Síndrome de Peter Pan y Síndrome de Simón, dos títulos que ponen nombre a uno de los males más extendidos en la sociedad actual.

El de Peter Pan es el síndrome que se manifiesta en el pánico al compromiso y las responsabilidades, un síntoma que convierte a las personas maduras en personas alegres, entusiastas y joviales, pero al mismo tiempo necesitadas de protección, permanentemente insatisfechas e intolerantes a la frustración.
El síndrome de Simón, por su parte, es una variante del anterior que hace referencia a aquellas personas solteras, recién divorciadas,  empedernidas, narcisistas y obsesionadas con el éxito,  cuyo EGO ahoga al de todas las personas que estén a su alrededor, magnifican todo su entorno y su ego es protagonista de toda su película, su vida.
Inicialmente, los signos de la inmadurez se nota cuando seducen con la gracia, la espontaneidad y el amor por la libertad de un niño, pero con el tiempo aquello que parecía un rasgo simpático deja de serlo. Descubrimos que esta inmadurez afecta negativamente desde el ámbito laboral hasta las relaciones interpersonales. Pueden adoptar diferentes formas y tener afectadas distintas áreas de su vida. Algunos logran alcanzar el éxito profesional o económico durante largo tiempo, solo arrimándose a alguna crisis tardíamente pero siempre insatisfechas, personas que desean mantenerse libres de compromisos y obligaciones y a su vez vacías interiormente:
  • Aparentan seguridad y liderazgo, pero aun así, no saben qué hacer con su vida, ya que se han dejado llevar por la suerte y las sugerencias. Les cuesta tener aspiraciones y ponerse objetivos. Exageran sus éxitos cuando los tienen y esconden o disfrazan las limitaciones.
  • No suelen sentirse preparadas para tomar decisiones serias por temor a equivocarse y a los cambios; o pueden tomarlas impulsivamente basados en un fin caprichoso.
  • Suelen proyectar la culpa en los otros al presentar dificultad en admitir errores y aceptar sus consecuencias.
  • Amantes de lo fácil, de la queja continua y del silencio como respuesta.
  • El humor puede convertirse en una MUTACION, pasar de un optimismo extraordinario a un cabreo desmedido.
  • Pueden ser personas solitarias o grandes oradoras, pero el lo que predomina es que necesitan sentirse admiradas y reconocidas en su tarea para esconder su baja autoestima. Así como los niños buscan llamar la atención y que siempre se responda a sus antojos, la persona adulta inmadura tiene la necesidad de ganar y que todo se haga a su manera.
  • No les gusta confrontar ni que los confronten. Así como Peter Pan vuela alejándose según su conveniencia, estas “personas – niñas-eternas” no dudan en escaparse al momento de hacer frente a las adversidades.
  • Raramente hablan de sus sentimientos, más bien lo hacen de sus necesidades.
  • A pesar de aparentar seguridad en sí mismas, necesitan mucha atención y muestras de cariño permanentes. Suelen encontrar a su Wendy o Campanita o viceversa (Peter Pan), ya que siempre hay mujeres y hombres dispuestos a maternizar su pareja.
  • Suelen ser inestables.
  • Pueden postergan lo más posible los compromisos del crecer o asumirlos tempestivamente.

El tiempo nos irá advirtiendo si estamos frente a los encantos de un hombre o mujer aniñado/a o una adulta o adulto egoísta.

Todo se resume en lo que se le podría llamar MADUREZ TARDÍA 

Signos de inmadurez son los miedos y vínculos sentimentales que pueden producir dependencia y falta de aceptación, en cambio  la persona madura es aquella que piensa, decide y actúa por sí misma, de manera coherente y convincente y evitando las contradicciones.

Resumiendo sus características: 

  1. Sentimiento de inferioridad.
  2. Tendencia a ver lo negativo y pesimismo.
  3. Tendencia a compararse con los demás y a la competitividad.
  4. Necesidad de perfeccionismo y auto-exigencia con temor a equivocarse.
  5. Inseguridad y dependencia hacia otros o hacia sus propias metas.
  6. Persona obsesiva, nerviosa y silenciosa.
  7. Extroversión: se vuelven hacia los demás pero no se conocen.
  8. Baja tolerancia a la frustración: el más mínimo contratiempo, les hunde.
  9. Tendencia al dominio racional y consciente sobre las emociones.
  10. Buscan parejas que adopten el rol de “padre o madre” a lo largo de su vida.
  11. Tendencia a no asumir responsabilidades ni compromisos
  12. Son inconstantes e inestables emocionalmente. Se sienten seguros con el amor o aprobación de los demás pero se mantienen alejados de los problemas y obligaciones, proyectando la culpa en los otros y  no asumiendo su propia responsabilidad emocional.
  13. Tendencia a falta de tolerancia. Necesitan satisfacer sus impulsos inmediatamente porque no pueden esperar. Pueden desarrollar adicciones de todo tipo.
  14. Tendencia egocéntrica y narcisista. Resisten muy mal la crítica.

Después de descuartizar las partes y partículas de una persona inmadura en los tiempos que corren, la responsabilidad es un mero valor que se está perdiendo por momentos, por lo que me gustaría destacar que……………

Nunca le falles a quien le importas…

Si bien es cierto que los seres humanos somos imperfectos y que por supuesto nos equivocamos, es real que estamos provistos de inteligencia y sabemos con certeza qué es bueno y qué no lo es.

Sabiendo eso ¿por qué nos permitimos hacer daño? ¿por qué nos permitimos recibir daño? ¿por qué defraudamos, fallamos y traicionamos?…¿Es acaso que nuestra naturaleza tiene la culpa, o que simplemente es una justificación mediocre para alimentar nuestro ego? ¿Es parte del mundo actual responder con indiferencia o crueldad?…  Yo no lo creo. Por favor, al caminar por la vida procura no fallarle a nadie, mucho menos a quienes te demuestren que tu vida en la suya verdaderamente tiene un gran valor, y ellas en la tuya. 

A veces un simple “lo siento” es suficiente; no debemos guardar rencor, no seamos orgullosos, perdonemos, a veces todo ello no es tan simple, es casi un verdadero desafío hacerlo, pero tu paz es mucho más importante que quedarte o que te den la razón.

La sinceridad, hablar las cosas a tiempo, expresar lo que se siente o piensa, no es tan sencillo como parece; casi siempre es más bien imposible hacerlo, es un reto y un riesgo que pocas personas se atreven a correr. Pero siempre será mucho mejor hacer frente a este tipo de  situaciones, tomar al toro por los cuernos y llamar las cosas por su nombre, tan claro como son; y quizá no podrás evitar el sufrimiento de un tercero, eso posiblemente será inevitable, pero te sentirás mejor siendo una persona sincera, y a la larga el otro te respetará mucho más. Se una persona digna. La inmadurez es para los quinceañeros que están forjando su personalidad, los adultos se deben regir por otras motivaciones, respeto y valores.

Por favor, no defraudes, no falles, no lastimes, no traiciones nunca por ningún motivo a quien te ama, quiere o aprecia. No lo hagas porque no lo merezca, hazlo por ti. 

Cuando te vayas de este mundo o desaparezcas del mundo de alguien más, que se te recuerde con AMOR y quizá aunque causaste un mal momento, siempre sabrán que fuiste una persona digna y eso finalmente hará que te sientas BIEN.

Y recuerda : Un “lo siento” o una explicación a tiempo en muchas ocasiones es suficiente.

“Intenta ser feliz estando en paz y haz feliz a tu entorno” 

 

Acerca de Rosa Piernas

Consultora de Marketing Online & Social Media Strategy - "Atraviesa el desierto aumentando tu valor y multiplicando tus opciones. Lo mejor está por venir".

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Menara Networking Murcia